CEBOLLÍN

Uso principal: Alcaliniza la sangre, calma los dolores artríticos, facilita la digestión, su parte blanca –bien asada- madura los abscesos; consumido con aceite, cura la ronquera y aclara la voz de los cantantes.

Otros usos: Es bueno para reducir la inflamación y los dolores articulares. Ayuda a prevenir el cáncer, afecciones del corazón e infartos así como el evenjecimiento celular, la fatiga y depresión. Favorece la eliminación de toxinas del cuerpo.  Aumenta y estimula el sistema inmunológico. Es efectivo para combatir infecciones bacterianas y de hongos. Estimula el apetito. Mejora la digestión y contribuye a bajar los niveles de colesterol. Colabora en la eliminación de los parásitos intestinales.