LAUREL

Uso principal: Debido a las propiedades antiespasmódicas que posee el laurel, es muy utilizado para tratar casos de diarreas y cólicos estomacales. Actúa facilitando la eliminación de gases acumulados en el tubo digestivo. Posee propiedades antisépticas, por lo que su uso está muy recomendado para tratar heridas producto de contusiones o cortes, ya que ayuda a prevenir que se infecten.

Otros usos: El laurel posee propiedades aperitivas, debido a su composición, resultando un excelente estimulante del apetito. Estimula el aparato digestivo y hepático. Es expectorante bronquial para la gripe. Mejora la circulación sanguínea. Ayuda a combatir las enfermedades reumáticas. Regula la menstruación. Es diurético.

Contraindicaciones: Las dosis altas de esta planta pueden resultar perjudiciales en personas con estómago sensible, a las que les produce vómitos por sobre estimulación del aparato digestivo. Produce algunos casos de fotosensibilidad –reacciones dermatológicas producidas en contacto con la luz solar- en personas alérgicas a esta planta, las que deben abstenerse de tomarla incluso cocinada.