PALAN PALAN

Uso principal: Trata principalmente las hemorroides, fiebre, dolores de cabeza, llagas, heridas y quemaduras.

Otros usos: También se emplea para las picaduras de avispas o mordeduras de víboras, molidas en mortero y humedecidas con saliva, y aplicadas directamente en la picadura, después de sacar el aguijón.
Se utilizan sus hojas, aplicadas calientes y con grasa, como remedio infalible contra las paperas. Cura el dolor de muelas, colocando sobre la inflamación de la cara, hojas machacadas untadas con aceite y o sebo. Administradas en forma de cataplasma cura también los dolores reumáticos de la cara.

Contraindicaciones: Esta planta resulta tóxica para el ser humano y mamíferos en general debido a que posee además de nicotina y otros compuestos, una sustancia denominada anabasina que tiene el potencial de producir envenenamientos letales.