PALO DE ARCO

Uso principal: Se utiliza en el tratamiento de paludismo, anemia, colitis, infecciones respiratorias, gripe, tos, infecciones micóticas, fiebre, artritis, mordeduras por serpientes, sífilis, cáncer, úlceras cutáneas, infecciones gastrointestinales, candidiasis, diabetes, estreñimiento y alergias.

Otros usos: Combate problemas de lupus,  enfermedad de Hodgkin, osteomielitis, enfermedad de Parkinson y psoriasis. Su uso más popularizado es en el tratamiento de infecciones micóticas, especialmente las causadas por candida y dermatofitos. Es astringente, antiinflamatorio, analgésico, antioxidante y antiparasitario.